search
for
 About Bioline  All Journals  Testimonials  Membership  News  Donations


Chilean Journal of Agricultural Research
Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA
ISSN: 0718-5820 EISSN: 0718-5839
Vol. 69, Num. 3, 2009, pp. 304
Untitled Document

Chilean Journal of Agricultural Research, Vol. 69, No. 3, July-Sept, 2009, pp. 304

Homenaje al Dr. Norman E. Borlaug

Mario Mellado Z.

Wheat breeder, Emeritus researcher, Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA

Code Number: cj09036

El 12 de septiembre de 2009 falleció en Estados Unidos, Texas, el insigne investigador agrícola y premio Nobel de la Paz 1970, Dr. Norman E. Borlaug.

Es considerado el padre de la Revolución Verde en el mundo y el eje matriz de su trabajo estuvo radicado en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) ubicado en México. Desde ahí extendió cientos de redes tecnológicas con decenas de países, especialmente con aquellos del mundo en desarrollo, aunque las puertas de su gran laboratorio de campo estaban abiertas a los científicos de todo el orbe sin distinción de ningún tipo. Esas redes llevaban el conocimiento junto a las variedades mejoradas de trigo que reemplazaban con un éxito asombroso a las antiguas semillas que algunos campesinos habían sembrado por generaciones.

Uno de los aspectos más importantes de su magna obra en el ámbito del mejoramiento genético de trigo fue la creación de variedades enanas o de baja altura, con resistencia a enfermedades, de elevado rendimiento de grano y, sobre todo, de amplia adaptación. Ello hizo posible que sus nuevas variedades se distribuyeran por diversas latitudes del mundo, donde contribuyeron a mitigar el hambre de millones de gentes, y a raíz de ello recibió su merecido Premio Nobel de la Paz el año 1970.

Muchos países, entre ellos Chile, se beneficiaron con el material genético de trigo creado por este científico que hizo carne el concepto que más vale enseñar a pescar que regalar los peces. Su apertura intelectual e interés por entregar conocimiento sobrepasó todo límite y es así como estuvo compartiendo con investigadores en los campos de trigo del CIMMYT en Obregón, México, sólo hasta unos pocos meses antes de fallecer, sin importarle su avanzada edad y su delicado estado de salud. Es probable que algunas de las personas presentes en su última visita a esos viveros de mejoramiento hayan pensado que su trabajo de fitomejorador, que inició el año 1945 en el Valle del Yaqui (México) a la luz de una vela, con el correr de los años se irradió por el mundo como si fuese el mayor destello que la naturaleza puede producir.

Sus conferencias y reuniones de campo, fuesen para un público muy especializado o para otro menos letrado, eran de un contenido muy educativo y estimulante, pero sobre todo de una sencillez envidiable. Justificando esta manera de enseñar señalaba que la persona que entiende lo que dice siempre encontrará una forma sencilla de explicarlo. De esta manera, muchos de los conceptos de genética y de estadística los llevaba a una terminología que podía ser asimilada hasta por el campesino más humilde. Relataba que cuando él quería demostrar que una variedad de trigo era superior a otra, o que cierta dosis de fertilizante era la mejor, en vez de hablar de “diferencias significativas”, le bastaba con juntar la cosecha de cada tratamiento para que el agricultor observara, comparara, y obtuviera sus propias conclusiones. Su gran modestia y calidad humana, a pesar de ser un científico de elite, lo conducía con absoluta naturalidad a interactuar y tratar a todos por igual, demostrando una gran generosidad, especialmente con los más humildes campesinos de Asia, África o América Latina, a quienes tanto recordaba en sus conferencias, así como en conversaciones informales.

Tuvimos el privilegio que visitara en varias oportunidades Chile, con el fin de compartir sus conocimientos y experiencias con científicos relacionados con mejoramiento y agronomía del trigo, así como con autoridades de gobierno de la época.

En el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) repartió sus vivencias obtenidas por el mundo, con los fitomejoradores, fitopatólogos y especialistas en trigo, entre ellos René Cortázar S., Ignacio Ramírez A., Patricio Parodi P., Lilián Aguayo Ch., Juan Acevedo A., Cristián Hewstone M., Oscar Moreno M., Rodolfo Gonzales B., Héctor Wulf M., Denise Granger Z., Milan Caglevic C., Ernesto Hacke E., Ricardo Madariaga B., Iván Matus T., Claudio Jobet F., y el suscrito. Puedo señalar con absoluta certeza que todos los mencionados, algunos de los cuales ya no nos acompañan, fuimos muy afortunados al conocer y compartir conocimientos y experiencias con el Dr. Borlaug.

Sin duda que serán muchos países los que rendirán tributo a este gran agrónomo investigador que es y será un ejemplo de vida y de ciencia para todos quienes hayan abrazado el área de la creación de conocimiento.

Con profunda admiración

Copyright 2009 - Chilean Journal of Agricultural Research

Home Faq Resources Email Bioline
© Bioline International, 1989 - 2020, Site last up-dated on 19-Mar-2020.
Site created and maintained by the Reference Center on Environmental Information, CRIA, Brazil
System hosted by the Internet Data Center of Rede Nacional de Ensino e Pesquisa, RNP, Brazil