search
for
 About Bioline  All Journals  Testimonials  Membership  News  Donations


Archivos Latinoamericanos de Produccion Animal
Asociacion Latinoamericana de Produccion Animal
ISSN: 1022-1301 EISSN: 2075-8359
Vol. 16, Num. 4, 2008, pp. 192-200

Archivos Latinoamericanos de Produccion Animal, Vol. 16, No. 4, October-December, 2008, pp. 192-200

Original Article

Incidencia del corte a 15 o 50 cm en el rendimiento y calidad nutritiva del silaje, y rastrojo de corte alto, de dos híbridos de maíz

Incidence of cutting height (15 or 50 cm) of two corn hybrids on crop yield and nutritive quality of silage and lower stalk left in the field

Universidad Nacional de Mar del Plata, Facultad de Ciencias Agrarias - INTA EEA Balcarce, Argentina

Correspondence Address: M S Aello, Fac. Cs. Agrarias, CC 276 (7620) Balcarce, Argentina, marioaello@maral50platino.com.ar

Date of Submission: 05-Sep-2007
Date of Acceptance: 13-Aug-2008

Code Number: la08027

Abstract

This trial was carried out to evaluate the affect of cutting height (15 or 50 cm) of two corn hybrids on dry matter yield and the nutritional quality of silages and lower stalks left in the field. The nutritional quality was evaluated in terms of chemical composition, in vitro gas production and in situ degradability of dry matter (DM). Two hybrids, Pioneer 37P73 (Pioneer) and Dekalb 615 (Dekalb), were sown in plots in a complete randomize design with three replications. At the stage of half milk line 20 plants per plot were manually cut at 15 cm of height. In 10 plants the lower stalk below 35 cm was separated to obtain the lower stalk left in the field corresponding to the 50-cm cutting height. Six plants per plot were used to determine DM weight and the proportion of leaf, stalk, husk and grain. The rest of the plants of each plot were ensiled in plastic containers of 5 liters. For the in situ study, samples of silages and lower stalks were incubated for 0, 6, 12, 18, 24, 48 and 72 h in two steers (350 kg BW). Plants of Pioneer were 24% heavier and presented higher grain content than those of Dekalb. The increase in cutting height brought about a yield drag of 15% with a concomitant increase of a similar proportion in grain content, without differences between hybrids. The high cutting height silage was higher in DM (39,7 vs. 33,6%) and starch content (35.8 vs. 29.6%) and lower in neutral detergent fiber (NDF) content (35.8 vs. 39.0%). Cutting height or hybrid did not affect the kinetics of in vitro gas production, although the increase in cutting height improved the in situ digestion rate from 3.08 to 4.65%/h and the effective degradability (51.0 to 56.1%, at kp=5%/h: DE-5). The hybrid did not affect the lower stalk weight, neither the leaf/stem proportion nor the nutritive quality (NDF= 63.9%; DE-5= 41.1%), which was lower than that of the low cutting height silage. It is concluded that hybrid did not affect parameters under study and that although the increase in cutting height occasioned a yield drag, it was counteracted by the increase in silage nutritive quality and the additional biomass of lower stalk left in the field, which could be an extra benefit in periods of forage shortage.

Keywords: Corn silage, cutting height, nutritive quality, lower stalk quality

RESUMEN

El objetivo del trabajo fue evaluar, en dos híbridos de maíz, el efecto de la altura de corte (15 y 50 cm) en el rendimiento de material para ensilar y en la calidad nutricional de los silajes y del rastrojo de corte alto. La calidad se evaluó en términos de composición química, producción de gas in vitro y degradabilidad in situ de la materia seca (MS). Se utilizaron los híbridos Pioneer 37P73 (Pioneer) y Dekalb 615 (Dekalb), sembrados en parcelas según un diseño completamente aleatorizado con tres repeticiones. Se cortaron 20 plantas por parcela a 15 cm del suelo en el estado de madurez de mitad de línea de leche. En 10 plantas se separó la parte inferior, a 35 cm de la base, para simular el corte a 50 cm. Dicha fracción se consideró rastrojo del corte alto (R50). Seis plantas de cada parcela con las correspondientes fracciones R50, se utilizaron para determinar el peso seco y la composición morfológica. Con el resto de las plantas se confeccionó un microsilo por parcela, en recipientes de plástico de 5 litros. En los silajes y en el R50 se determinó la composición química, la producción de gas in vitro y la degradabilidad ruminal. Para esto último las muestras se incubaron por 0, 6, 12, 18, 24, 48 y 72 horas en dos novillos (350 kg) con fístula ruminal. La planta entera del híbrido Pioneer fue 24% más pesada y tuvo mayor proporción de grano que la de Dekalb, que presentó mayor proporción de hoja. El aumento de la altura de corte produjo una disminución del 15% en el peso de la planta y un aumento de similar magnitud en el contenido de grano, sin diferencias entre híbridos. El silaje de corte alto tuvo 18,4% más de MS (39,7 vs. 33,6%), con un incremento en el contenido de almidón de 14,8% (35,8 vs. 29,6%) y una disminución en la fibra detergente neutro (FDN) del 11,4% (35,8 vs. 39,0%). En ambos híbridos la altura de corte no afectó la cinética de la producción de gas in vitro , pero tuvo efecto sobre degradabilidad ruminal. El silaje de corte alto tuvo mayor tasa de degradación (4,65 vs. 3,08%/hora) y degradabilidad efectiva (56,1 vs. 51,0%, kp= 5%/hora: DE-5). El R50 tampoco se diferenció entre híbridos en peso, proporción de tallo y hoja y en calidad nutritiva (FDN= 63,9%; DE-5= 41,1%), la cual fue inferior a la del silaje de corte bajo. Se concluye que el híbrido no afectó los parámetros en estudio y que la pérdida de material para ensilar, ocasionada por el corte a mayor altura, se compensó con el aumento en la calidad del silaje, y con la biomasa extra de rastrojo que puede ser un beneficio adicional en períodos de escasez de forraje.

Palabra clave: Silaje de maíz, calidad nutritiva, altura de corte, rastrojo.

Introducción

El cultivo de maíz, por su alto rendimiento por hectárea y calidad, es destinado a la confección de silaje, el cual es utilizado en diversos sistemas de producción bovina del mundo, que abarcan desde la cría hasta el engorde a pastoreo o corral y a la pro-ducción de leche. En la actualidad, para que se justi-fique ensilar un cultivo de maíz, es necesario lograr silajes de la máxima calidad posible debido al eleva-do precio del grano. Por lo tanto, toda práctica de manejo que mejore la calidad del silaje es de suma importancia en cualquier sistema de producción ga-nadera.

El grano es un componente de la planta de maíz de máxima digestibilidad (Andrae et al., 2001; Kennington et al., 2005), en cambio la fracción vegetativa es de menor calidad y la misma varía con el estado de madurez, el híbrido y con la relación hoja/tallo (Verbic et al., 1995; Tolera y Sundstol, 1999; Arias et al., 2003). Debido a esto, en la mayoría de las situaciones de producción, el valor nutritivo del silaje de maíz aumenta cuando se incrementa la propor-ción de grano en la planta. Elevar la altura de corte cuando se ensila es una práctica que posibilita ese objetivo.

Los tallos, que representan el 30-40% del peso de la fracción fibrosa, son los componentes de la planta de menor calidad y su digestibilidad disminuye ha-cia la base del mismo (Verbic et al., 1995; Di Marco et al., 2007). Por lo tanto, al elevar la altura de corte del cultivo no sólo se aumenta la relación grano/planta, sino que también se excluye del material a ensilar la parte inferior del tallo y las hojas más viejas. Esta práctica, si bien produce un silaje con mayor digestibilidad y almidón, tiene la desventaja que re-duce la cantidad de materia seca que se ensila por unidad de superficie.

Diversos trabajos indican que el aumento en la calidad del silaje producido por la elevación de altu-ra de corte depende del híbrido y de las condiciones de crecimiento de las plantas, pero que en muchos casos este beneficio no compensa el menor rendimien-to obtenido por hectárea (Lauer, 1998; Bernard et al., 2004; Kennington et al., 2005). Sin embargo, en las evaluaciones no se ha tenido en cuenta el rastrojo remanente que, dependiendo de su calidad nutriti-va, puede ser una importante reserva de alimento para mantener animales durante períodos de sequía, inundación o bajas temperaturas, que ocasionan es-casez de forraje.

Este trabajo se llevó a cabo con el objetivo de eva-luar el efecto de aumentar la altura de corte de 15 a 50 cm, en dos híbridos de maíz, sobre: a) el peso y com-posición morfológica de las plantas y del rastrojo del corte alto, y 2) la calidad nutricional de los silajes y del rastrojo de corte alto. La misma se midió en térmi-nos de composición química, producción de gas in vitro y degradabilidad in situ de la materia seca.

Materiales y Métodos

Híbridos de maíz y condiciones de crecimiento: Se utilizaron los híbridos Pioneer 37P73 (Pioneer) y Dekalb 615 (Dekalb), de 100 y 110 días de madurez relativa, respectivamente. La siembra se realizó en Balcarce, provincia de Buenos Aires (37° 45¢ S, 58° 18¢ W), a fines de octubre, en parcelas de 2,1 x 6 m (densidad teórica 80.000 plantas/ha), según un di-seño completamente aleatorizado con tres repeticio-nes. El suelo fue un argiudol típico con 2% de pen-diente, 20 ppm de fósforo disponible (método Bray) y 6% de materia orgánica. El cultivo se condujo en se-cano y las precipitaciones registradas durante el ci-clo de crecimiento totalizaron 560 mm. La cosecha se realizó a los 118 y 126 días desde la siembra (Pioneer y Dekalb, respectivamente), momento en que el grano alcanzó la madurez de mitad de línea de leche, R5 según la escala fenológica de Ritchie et al. (1996).

Altura de corte, muestreo de plantas y confección de silajes: De cada parcela se cortaron 20 plantas al azar a 15 cm del suelo. En 10 plantas se cortó la por-ción inferior a 35 cm de la base para simular el corte a 50 cm. El residuo obtenido se consideró como ras-trojo del corte alto (R50). Seis plantas por parcela y altura de corte se utilizaron para fraccionar en hoja, tallo, chala, marlo y grano. El R50 también fue sepa-rado en hojas y tallos. Todas las fracciones se seca-ron en estufa con circulación forzada de aire a 60 °C hasta peso constante y se pesaron para determinar la materia seca (MS), estimándose la proporción relati-va de cada componente morfológico. Con el resto de las plantas, cortadas a 15 y 50 cm, se confeccionó un silaje por parcela. Para ello el material se picó con una máquina estática hasta un tamaño aproximado de 1,5 cm. Luego el material se colocó en microsilos de policloruro de vinilo (PVC) de 5 litros de capaci-dad, de los cuales se extrajo el aire con una bomba de vacío. Los microsilos se sellaron con un producto a base de siliconas para mantener su hermeticidad. Después de 90 días los microsilos se abrieron y el silaje se secó en estufa con circulación forzada de aire a 60°C para determinar MS.

Análisis químicos: En una muestra (100 g MS) de cada silo, molida con malla de 1 mm en molino tipo Willey, se realizaron los siguientes análisis quími-cos: materia orgánica (MO, AOAC, 1990); almidón (MacRae y Armstrong, 1968); fibra detergente neutro (FDN, Van Soest et al., 1991) y nitrógeno (Horneck y Miller, 1998), a partir del cual se calculó la proteína bruta (PB) como Nx6,25. En el R50 se determinó úni-camente el contenido de FDN.

Producción de gas in vitro: La producción de gas in vitro de la MS se midió, por duplicado, en mues-tras de silaje y de R50 según la técnica de Theodorou et al. (1994). Para ello se incubaron 500 mg de MS (molida a 1 mm) en frascos de 125 ml con líquido ruminal en baño termostático a 39°C, utilizándose un buffer fosfato-bicarbonato. El licor ruminal se ob-tuvo de un vacuno alimentado con una dieta com-puesta por heno de alfalfa (36%), heno de gramíneas (36%), grano de maíz (19%) y harina de girasol (9%).

La producción acumulada de gas se midió a las 3, 6, 12, 24, 48 y 72 h con un manómetro electrónico digital PSI-TRONIX, rango 0-20 PSI, resolución 0,01 PSI, pro-visto de una aguja de 0,8 x 25 mm. La cinética de la producción de gas se analizó con el modelo de France et al. (1993):

Y = A {1 - exp [- b (t - L) - c x («t - «L)]}, donde:

Y = producción acumulada de gas (ml),

A = asíntota superior (producción potencial de gas, ml),

L = tiempo de retardo (lag time, h),

b (h -1 ) y c (h -0,5 ) = tasas fraccionales constantes.

Se calculó la tasa fraccional combinada de pro-ducción de gas (France et al., 2005) como: µ = b + c/ 2"t, donde:

µ = tasa de producción de gas (h -1 ), b y c = parámetros ya descriptos y t = tiempo de incubación (h).

La estimación de los parámetros del modelo se realizó con el procedimiento Solver de Microsoft Excel 2003, según protocolo descripto por Fernández (2004).

Degradabilidad in situ: La degradabilidad in situ de la MS de los silajes y del R50 se determinó en dos novillos Hereford (350 kg peso vivo) con fístula ruminal, empleando la metodología de Mehrez y Orskov (1977). Los animales se alimentaron a mante-nimiento de peso vivo (AFRC, 1993) con heno de al-falfa durante 15 días, los primeros 7 días fueron de acostumbramiento y en los restantes se efectuaron las mediciones. El heno tenía 62% de digestibilidad in vitro, 58% de FDN y 19% de PB, y fue suministrado dos veces al día (33% a las 9 horas y 67% a las 15 horas). Se utilizaron bolsas de dacrón de 10x20 cm con tamaño de poro de 50 µm (Ankom 1020), en don-de se colocaron 5 g MS de cada material molido a 2 mm. En cada animal se incubaron dos bolsas para cada uno de los siguientes horarios: 0, 6, 12, 18, 24, 48 y 72 h. La hora cero correspondió a una incubación de 5 minutos para estimar la fracción soluble. Una vez retiradas las bolsas del rumen se lavaron ma-nualmente hasta que escurrió agua clara. Posterior-mente se secaron en estufa a 60 ºC hasta peso cons-tante. La degradabilidad de la MS se calculó por dife-rencia de peso entre el material incubado y el resi-duo. En el residuo de incubación correspondiente a las 24 horas se determinó, además de la MS, el conte-nido de almidón (MacRae y Armstrong, 1968), a par-tir del cual se calculó su degradabilidad y, por dife-rencia, la de la fracción vegetativa (100-almidón).

Los datos de degradabilidad ruminal se analiza-ron por el modelo de Orskov y McDonald (1979): D = a + b (1 - e -ct ), donde:

D = degradabilidad ruminal (%)

a = fracción soluble (%)

b = fracción degradable (%)

c = tasa fraccional de degradación (%/hora)

t = tiempo (horas)

La estimación de los parámetros del modelo se realizó con el procedimiento NLIN, método Marquardt de SAS (2000).

Se calculó la degradabilidad efectiva (DE) para distintas tasas de pasaje (kp) según McDonald (1981): DE= a + b (c/c+kp). Se utilizaron valores de kp de 2, 5 y 8%/hora (DE-2, DE-5 y DE-8, respectivamente), según lo sugerido por el AFRC (1993).

Análisis estadístico: Los datos de peso y composi-ción morfológica de las plantas y del R50, y de com-posición química y producción de gas in vitro, se ana-lizaron según un diseño completamente aleatorizado con tres repeticiones, considerando los efectos de hí-brido, altura de corte y su interacción en el caso de los silajes, y el efecto de híbrido para el R50. Los da-tos de degradabilidad ruminal de silajes y R50 fue-ron analizados considerando el animal como bloque. En todos los casos las medias fueron comparadas por test de Tukey. Todos los análisis se realizaron utilizando el paquete estadístico de SAS (2000).

Resultados y Discusión

Características de las plantas y rendimiento del cultivo

El peso y la composición morfológica de las plan-tas mostraron diferencias significativas debidas a la altura de corte y al híbrido [Cuadro - 1], sin interacción altura x híbrido. La planta del híbrido Pioneer corta-da a 15 cm fue 24% más pesada, con mayor propor-ción de espiga (+5,9%) y de grano (+3,9%), y menor de hoja (-15%), que la del híbrido Dekalb. Sin embar-go no hubo diferencias entre híbridos en la propor-ción de tallo ni en la relación Hoja/Tallo.

Al elevar la altura de corte de 15 a 50 cm hubo una pérdida de aproximadamente 15% en el peso de la planta, que no se diferenció entre híbridos. Como con-secuencia aumentó el contenido de espiga y grano en la misma proporción (15%), y disminuyó el conteni-do de tallo (40%) en mayor proporción que el de hoja (17%), por lo que el material cortado a 50 cm tuvo una relación Hoja/Tallo más elevada (>40%).

En base a la diferencia de peso de las plantas, entre ambas alturas de corte, se puede inferir la merma de material para ensilar. Por ejemplo en un cultivo sem-brado a una densidad de 80.000 plantas/ha, que es normal para la zona donde se realizó el experimento, el corte a mayor altura provocaría una disminución de casi 1900 kg MS/ha en la cantidad de silaje obteni-do, material que queda como rastrojo en pie cuya utili-dad como alimento se analizará posteriormente. En las condiciones del presente ensayo dicha pérdida es equivalente a 55 kg MS/ha por cada centímetro de aumento en la altura de corte (1900/35 cm).

Una pérdida de material para ensilar de similar magnitud (15%) también fue encontrada por Lauer (1998) al elevar la altura de corte de 15,2 a 45,7 cm. Por su parte Kennington et al. (2005), al comparar un corte a 20,3 o 61,0 cm de altura, obtuvieron mermas en el rendimiento de MS de 9,0 y 18,7% en dos híbridos diferentes. En un análisis de resultados de 11 ensa-yos, Wu y Roth (2003) calcularon una reducción pro-medio del 7,3% para un rango de alturas de corte entre 12,5 y 72,0 cm. En general los datos de la biblio-grafía indican que la merma en el rendimiento de MS del cultivo para ensilar ocasionado por el aumento de la altura de corte está en el rango de 10 a 20%. La misma puede variar con las características del híbri-do, estado de madurez del cultivo, densidad de plan-tas y con la magnitud de la elevación de la altura de corte (Satter et al., 2000; Neylon y Kung, 2003; Lewis et al., 2004; González Castañeda et al., 2005).

Composición química y producción de gas in vitro de los silajes

No se detectó efecto de híbrido en la composición química de los silajes a pesar de las diferencias en la composición morfológica de las plantas. La altura de corte, en cambio, aumentó significativamente el con-tenido de MS y almidón, disminuyó el de FDN y no afectó la MO y PB [Cuadro - 2]. Resultados similares se observan en otros trabajos que han evaluado el efecto de la altura de corte en diferentes híbridos, es-tados de madurez y condiciones de crecimiento de las plantas (Satter et al., 2000; Neylon y Kung, 2003; Wu y Roth, 2003; Bernard et al., 2004; Kennington et al., 2005). En este ensayo el aumento en el contenido de almidón fue, en promedio para ambos híbridos, de 14,8%, y estuvo relacionado directamente con la mayor proporción de grano (15% en promedio) que tuvieron los silajes de corte alto.

Los parámetros del modelo de France et al. (1993), utilizado para el análisis de la cinética de la produc-ción de gas in vitro, no mostraron diferencias debi-das al híbrido o altura de corte, como lo indica el [Cuadro - 2]. La producción potencial de gas, promedio de todos los silajes, fue de 217 ml/g MS, la mitad de la cual se produjo en las primeras 15 horas de incubación. En este experimento la producción de gas in vitro se utilizó para evaluar la degradabilidad de los silajes, como una alternativa adicional a la técnica in situ que se discute en el próximo párrafo. El hecho de que el perfil de producción de gas del silaje de corte alto, que tuvo 15% más de almidón y 11% menos de FDN, no se diferencie del de corte bajo, es-taría indicando que el primero tuvo mayor degradabilidad, debido a que el almidón genera me-nos gas que la FDN por unidad de sustrato degrado (De Boever et al., 2005; López et al., 2007). Sin embar-go, no es posible de la presente información estimar la magnitud de la degradabilidad de ambos silajes, porque la proporción molar de ácidos grasos voláti-les provenientes de distintas relaciones almidón/ FDN puede afectar la producción de gas por unidad MS degradada (Bruni y Chilibroste, 2001). Esto ex-plica la gran discrepancia que existe en la bibliogra-fía respecto a los criterios para convertir el volumen de gas en valores de degradabilidad (Williams, 2000).

Degradabilidad ruminal in situ de los silajes

El aumento de la altura de corte produjo un incre-mento de la tasa fraccional de degradación (c) de 51% (3,08 vs. 4,65 %/hora), sin afectar el resto de los parámetros (a y b) del modelo de Orskov y McDonald (1979), como se muestra en el [Cuadro - 3]. Los parámetros de dicho modelo no fueron afectados por el híbrido. Como consecuencia del incremento de la tasa fraccional de degradación hubo un aumento de la DE. Por ejem-plo la DE-5 fue 10% mayor en los silajes de corte alto (56,2 vs. 51,0%). El aumento de la DE guarda relación con el mayor contenido de almidón del silaje de corte alto y concuerda con lo discutido previamente sobre la interpretación de los datos de producción de gas. Los valores DE-5 observados en los silajes de corte bajo (51,0%) están en el rango de valores de degradabilidad informados por Arieli et al. (1998), y de digestibilidad in vivo obtenidos por Di Marco et al. (2005).

En el [Cuadro - 3] también se muestra la degradabilidad in situ a las 24 horas (D24) debido a que en un experimento previo (Di Marco et al., 2005) se encontró que dicho parámetro en el silaje de maíz no difiere de los valores de digestibilidad in vivo. Esta concordancia empírica guarda relación con el tiem-po de permanencia del silaje en el rumen. Según se puede deducir del experimento de Kuhen et al. (1999), el silaje tiene un tiempo de retención ruminal de 18 a 25 horas, ya que estos autores reportaron tasas de pasaje entre 4,0 y 5,5%/hora en vacas lecheras ali-mentadas con dietas de silaje de maíz. En el presente ensayo la D24 no difirió significativamente de la DE-5 [Cuadro - 3], lo cual muestra que es un parámetro per se sumamente valioso para caracterizar el valor nutricional del silaje de maíz, ya que es mucho más fácil de obtener que la DE debido a que no requiere incubaciones a distintos tiempos.

Como puede observarse en el [Cuadro - 3], en un pe-ríodo de incubación de 24 horas el almidón se degra-dó 94-99%, independientemente de la altura de corte, lo que muestra el alto valor nutritivo de este compo-nente del silaje, lo cual también ha sido observado por Kennington et al. (2005). Esta alta D24 contrasta con la de la fracción vegetativa, la cual fue de sólo 31,1% en los silajes de corte bajo, y aumentó a 39,1%en los de corte alto. Esta diferencia se debería a la menor proporción de tallo en el material ensilado [Cuadro - 1], que es el componente morfológico de la planta de maíz de menor digestibilidad (Verbic et al., 1995; Di Marco et al., 2007).

En síntesis, el aumento de la altura de corte permi-tió obtener un silaje con más almidón y menos tallo, lo cual tuvo efecto en el aumento de la degradabilidad ruminal de la MS. Este incremento fue de 17,5% en D24 (49,3 y 58,0% corte bajo y alto, respectivamente), y de 8,9% para la DE, promediando los valores de las tres tasas de pasajes (2, 5 y 8%/h) utilizadas en el cálculo del [Cuadro - 3].

Valor nutricional del residuo de corte alto (R50)

El R50 estuvo constituido por 43,8% de hojas y 56,2% de tallos [Cuadro - 4], sin diferencias entre híbridos. Su peso, en promedio, representó el 15% del peso total de la planta, como se señaló anterior-mente, y el 26% considerando únicamente a la frac-ción fibrosa de la misma.

La producción de gas in vitro del R50 no se dife-renció entre híbridos en los parámetros del modelo de France et al. (1993), con excepción del parámetro A (producción potencial) que fue mayor en el híbrido Dekalb (231,3 vs. 205,0 ml/g MS), a pesar de que el contenido de FDN que no se diferenció entre híbridos (63,9% en promedio). Es importante destacar que en el R50 el tiempo para alcanzar el 50% de la produc-ción de gas fue mayor (33%), y la tasa fraccional com-binada fue menor (-55%), que en el silaje de corte alto. Esto está indicando que este material se degradaría más lentamente en el rumen, lo cual condice con su mayor contenido de FDN.

La cinética de la degradación ruminal del R50 se analizó con un modelo sin lag, al igual que se hizo con los silajes, debido a que no se observó la existen-cia de una fase de retardo (lag), a pesar de constituir la fracción más fibrosa de la planta. Como lo muestra el [Cuadro - 5], la degradabilidad ruminal tampoco se diferenció entre híbridos. La D24 de la MS fue en pro-medio 44,1% y la DE-5 41,1%, valores que se encuen-tra en el rango de los reportados en la bibliografía para hojas y tallos de maíz. Por ejemplo Verbic et al. (1995) encuentran en 8 híbridos que la DE-5 de las hojas varió entre 37,7 y 44,6%, y la de los tallos entre 36,2 y 47,0%. Por su parte Tolera y Sundstol (1999) hallaron un valor promedio de DE-3 de 42% en hojas y tallos. Finalmente, Arias et al. (2003) informan valo-res de DE-5 de 34,3-48,1% para el conjunto de hojas y tallos de dos híbridos de maíz en dos estados de madurez y en animales consumiendo dietas diferen-tes. La información en su conjunto indica que tanto las hojas como los tallos, y el rastrojo de corte alto, son de baja calidad, con una DE inferior al 45%. Este valor puede aumentar como máximo a 52,0% [Cuadro 5] cuando el kp disminuye al 2%/h, como el que se espera en animales a mantenimiento de peso (AFRC, 1993).

Conveniencia de cortar a mayor altura

En diversos trabajos de investigación recientes se ha estudiado el efecto del aumento de la altura de corte sobre la producción animal individual, el con-sumo o la digestibilidad. Si bien en algunos casos se detectó un efecto positivo, el mismo puede desapare-cer cuando se compara la producción por unidad de superficie, debido a que la pérdida de MS es mayor que el beneficio por aumento de la calidad nutricional (Lauer, 1998; Neylon y Kung, 2003; Wu y Roth, 2003; Bernard et al., 2004; Kennington et al., 2005). Los re-sultados del presente experimento indican que la pérdida de rendimiento (15% de la MS) por cortar a mayor altura puede ser compensada parcial, o total-mente, según el criterio que se utilice para definir la calidad. Esto es, en términos de D24 la compensa-ción sería total, ya que el silaje de corte alto tuvo una degradabilidad 17,5% mayor. Por ejemplo, promediando los dos híbridos y considerando una densidad de 80.000 plantas/ha, el peso de las plan-tas [Cuadro - 1] y la D24 [Cuadro - 3], se obtendría 7208 o 7374 kg MS degradable/ha cortando a 15 o 50 cm de altura, respectivamente. En cambio, si el parámetro que se utiliza para evaluar la calidad es la DE-5, la compensación sería parcial debido a que tuvo un aumento del 10% con el corte alto. Esta compensa-ción parcial, de todas maneras, también sería de im-portancia (66,6%).

Además del análisis precedente, hay que conside-rar otros factores para evaluar el impacto de esta prác-tica de manejo en un sistema de producción. En pri-mer lugar, una mejora de la degradabilidad también significa una reducción en la producción de heces, lo cual representa un ahorro en remoción de estiércol en animales confinados. En segundo lugar, también hay que tener presente que el silaje producido tiene un mayor contenido de almidón y menor de FDN lo cual, al menos en teoría, puede favorecer el consumo y la eficiencia de utilización de la energía metabolizable. Esto también puede representar un ahorro porque puede mejorar la conversión alimenti-cia y la cantidad de grano requerida para aumentar la densidad energética de las dietas.

Finalmente, otro factor a considerar es que en sis-temas agrícola-ganaderos los animales utilizan los residuos de cosecha en muchas circunstancias. Es-tos se vuelven de gran importancia durante sequías, inundaciones o en períodos con baja temperatura en que no crecen las pasturas. El corte alto representó, en las condiciones de este experimento, una biomasa de forraje en pie de aproximadamente 1900 kg MS/ ha, como ya se analizó previamente cuando se calcu-ló la magnitud de la merma de rendimiento para ensilar. Si el rastrojo se utiliza con una eficiencia de cosecha del 60%, en pastoreo directo, puede aportar 1140 kg MS de un forraje con 50% de degradabilidad, asumiendo un kp=2%/h como se espera en vacunos en mantenimiento [Cuadro - 5]. El valor de este aporte puede ser importante o no, según el tipo de estableci-miento y de las condiciones climáticas imperantes, pero no puede ser descartado del análisis.

Conclusión

La elevación de la altura de corte de 15 a 50 cm produjo una pérdida del 15% en la cantidad de MS ensilada, pero el silaje obtenido tuvo mayor conteni-do de almidón y menor de FDN y, por ende, fue de mayor degradabilidad ruminal, parámetros que no se diferenciaron entre híbridos. Esta mejora en la ca- lidad del silaje por cortar a mayor altura puede com-pensar en gran medida, o totalmente, la merma en rendimiento, dejando como beneficio adicional un rastrojo que puede ser importante para mantener va-cunos en condiciones de escasez de forraje en emer-gencias climáticas. [34]

References

1.AFRC. 1993. Agricultural and Food Research Council. Energy and protein requirements of ruminants. CAB International, Wallingford, UK, 159 p.  Back to cited text no. 1    
2.Andrae, J.G., C.W. Hunt, G.T. Pritchard, L.R. Kennington, J.H. Harrison, W. Kezar, and W. Mahanna. 2001. Effect of hybrid, maturity, and mechanical processing of corn silage on intake and digestibility by beef cattle. J. Anim. Sci. 79:2268-2275.  Back to cited text no. 2    
3.AOAC. 1990. Association of Official Analytical Chemists International. Official methods of analysis. 15 th ed. Arlington, VA.  Back to cited text no. 3    
4.Arias, S., O.N. Di Marco, and M.S. Aello. 2003. Effects of hybrid and maturity on maize stover ruminal degradability in cattle fed different diets. Asian-Aust. J. Anim. Sci. 16:1919-1624.  Back to cited text no. 4    
5.Arieli, A., S.J. Mabjeesh, Z. Shabi, I. Bruckental, Y. Aharoni, S. Zamwel, and H. Tagari. 1998. In situ assessment of degradability of organic matter in the rumen of the dairy cow. J. Dairy Sci. 81:1985-1990.  Back to cited text no. 5    
6.Bernard, J.K., J.W. West, D.S. Trammell, and G.H. Cross. 2004. Influence of corn variety and cutting height on nutritive value of silage fed to lactating dairy cows. J. Dairy Sci. 87:2172-2176.  Back to cited text no. 6    
7.De Boever, J.L., J.M. Aerts, J.M. Vanacker, and D.L. De Brabander. 2005. Evaluation of the nutritive value of maize silages using a gas production technique. Anim. Feed Sci. Technol. 123-124:255-265.  Back to cited text no. 7    
8.Bruni, M.A. y P. Chilibroste. 2001. Artículo Invitado: Simula­ción de la digestión ruminal por el método de la produc­ción de gas. Arch. Latinoam. Prod. Anim. 9:43-51.  Back to cited text no. 8    
9.Di Marco, O.N., M.S. Aello, and S. Arias. 2005. Digestibility and ruminal digestion kinetics of corn silage. Arq. Bras. Med. Vet. Zootec. 57:223-228.  Back to cited text no. 9    
10.Di Marco, O.N., M.S. Aello, and A. Chicatún. 2007. Effect of irrigation on corn plant dry matter yield, morphological components and ruminal degradability of leaves and stems. J. Anim. Vet. Adv. 6:8-11.  Back to cited text no. 10    
11.Fernández, H.H. 2004. Un procedimiento simple para estimar parámetros de funciones útiles en producción animal usando Solver de Excel. Rev. Arg. Prod. Anim. 24:75-81.  Back to cited text no. 11    
12.France, J., M.S. Dhanoa, M.K. Theodorou, S.J. Lister, D.R. Davies, and D. Isac. 1993. A model to interpret gas accumulation profiles associated whit in vitro degradation of ruminant feeds. J. Theor. Biol. 163:99-111.  Back to cited text no. 12    
13.France, J., S. López, E. Kebread, A. Bannink, M.S. Dhanoa, and J. Dijkstra. 2005. A general compartmental model for interpreting gas production profiles. Anim. Feed Sci. Technol. 123-124:473-485.  Back to cited text no. 13    
14.González Castaòeda, F., A. Peòa Ramos, G. Núòez Hernández y C.A. Jiménez González. 2005. Efecto de la densidad y altura de corte en el rendimiento y calidad del forraje de maíz. Rev. Fitotec. Mex. 28:393-397.  Back to cited text no. 14    
15.Horneck, D.A. and R.O. Miller. 1998. Determination of total nitrogen in plant tissue. In: Kalra, Y.P. (ed.). Handbook of reference methods for plant analysis. Soil and plan analysis Council, Inc., CRC Press. Washington, USA, pp. 75-83.  Back to cited text no. 15    
16.Kennington, L.R., C.W. Hunt, J.I. Szasz, A.V. Grove, and W. Kesar. 2005. Effect of cutting height and genetics on composition, intake and digestibility of corn silage by beef heifers. J. Anim. Sci. 83:1445-1454.  Back to cited text no. 16    
17.Kuehn, C.S., J.G. Linn, D.G. Johnson, H.G. Jung, and M.I. Endres. 1999. Effect of feedings silages from corn hybrids selected for leafiness or grain to lactating dairy cattle. J. Dairy Sci. 82:2746-2755.  Back to cited text no. 17    
18.Lauer, J. 1998. Corn silage cutting height. http://www.uwes.edu/ces/forage/articles.htm. Consulta: 20 de abril de 2007.  Back to cited text no. 18    
19.Lewis, A.L., W.J. Cox, and J.H. Cherney. 2004. Hybrid, maturity and cutting height interactions on corn forage yield and quality. Agron. J. 96:267-274.  Back to cited text no. 19    
20.López, S., M.S. Dhanoa, J. Dijkstra, A. Bannink, E. Kebreab, and J. France. 2007. Some methodological and analytical considerations regarding application of the gas production technique. Anim. Feed Sci. Technol. 135:139-156.  Back to cited text no. 20    
21.MacRae, J.E. and D.G. Armstrong. 1968. Enzyme method for determination of a-linked glucose polymers in biological materials. J. Sci. Food. Agric. 19:578-581.  Back to cited text no. 21    
22.McDonald, I. 1981. A revised model for the estimation of protein degradability in the rumen. J. Agric. Sci., Camb., 96:251-252.  Back to cited text no. 22    
23.Mehrez, A. and E.R. Ørskov. 1977. A study of the artificial fibre bag technique for determining the digestibility of feeds in the rumen. J. Agric. Sci., Camb., 88:645-650.  Back to cited text no. 23    
24.Neylon, J.M. and L. Kung, Jr. 2003. Effects of cutting height and maturity on the nutritive value of corn silage for lactating cows. J. Dairy Sci. 86:2163-2169.  Back to cited text no. 24    
25.Orskov, E.R. and I. McDonald. 1979. The estimation of protein degradability in the rumen from incubation measurements weighted according to rate of passage. J. Agric. Sci. Camb. 92:499-503.  Back to cited text no. 25    
26.Ritchie, S., J. Hanway, and G. Benson. 1996. How a corn plant develops? Spec. Rep. 48. Iowa State Univ. of Sci. and Technol., Coop. Ext. Serv., Ames.  Back to cited text no. 26    
27.S.A.S. 2000. Statistical Analysis Systems Institute Inc., SAS User's Guide: Statistics, Cary N.C.  Back to cited text no. 27    
28.Satter, L.D., V. Moreira, H. Santos, Z. Wu, and F. Kanitz. 2000. Relative feeding value of diverse corn silage hybrids. Proc. UW Arlington Dairy Day. Arlington, Wisconsin (USA), pp. 31-46.  Back to cited text no. 28    
29.Theodorou, M.K., B.A. Williams, M.S. Dhanoa, A.B. Mc Allan, and J. France. 1994. A simple gas production method using a pressure transducer to determine fermentation kinetics of ruminant feeds. Anim. Feed Sci. Technol. 48:185-197.  Back to cited text no. 29    
30.Tolera, A. and F. Sundstol, F. 1999. Morphological fractions of maize stover harvested at different stages of grain maturity and nutritive value of different fractions of the stover. Anim. Feed Sci. Technol. 81:1-16  Back to cited text no. 30    
31.Van Soest, P.J., J.B. Robertson, and B.A. Lewis. 1991. Methods for dietary fiber, neutral detergent fiber, and non starch polysaccharides in relation to animal nutrition. J. Dairy Sci. 74:3583-3597.  Back to cited text no. 31    
32.Verbic, J., J.M.A. Stekar, and M. Resnic-Cepon. 1995. Rumen degradation characteristics and fibre composition of various morphological parts of different maize hybrids and possible consequences for breeding. Anim. Feed Sci. Technol. 54:133­148.  Back to cited text no. 32    
33.Williams, B.A. 2000. Cumulative gas-production techniques for forage evaluation. In: Givens, D.I., Owen, E., Omed, H.M., and Axford, R.F.E. (editors). Forage Evaluation in Ruminant Nutrition. Wallingford (UK). CAB International. 475 p.  Back to cited text no. 33    
34.Wu, Z. and. G. Roth. 2003. Considerations in managing cutting height of corn silage. Department of Dairy and Animal Science, The Pennsylvania State University, DAS 03-72, 7 pp.  Back to cited text no. 34    

Copyright 2008 - Archivos Latinoamericanos de Produccion Animal


The following images related to this document are available:

Photo images

[la08027t4.jpg] [la08027t3.jpg] [la08027t2.jpg] [la08027t1.jpg] [la08027t5.jpg]
Home Faq Resources Email Bioline
© Bioline International, 1989 - 2019, Site last up-dated on 09-Oct-2019.
Site created and maintained by the Reference Center on Environmental Information, CRIA, Brazil
System hosted by the Internet Data Center of Rede Nacional de Ensino e Pesquisa, RNP, Brazil